Warning: in_array() expects parameter 2 to be array, null given in /home/marinas0/public_html/05050.eu/wp-content/plugins/heartbeat-control/heartbeat.php on line 40

Proyecto Cero 50/50

  • Cero CO2, cero residuos, cero desperdicio de agua.
  • 50% de beneficios para reinvertir en programas educativos.
  • 50% de beneficios para reinvertir en eficiencia y renovables.

Estamos determinados a ser el primer centro de educación secundaria en España que reduce a cero su huella de carbono y que integra la educación para la sostenibilidad como hilo conductor de su oferta formativa y programas educativos.

OBJETIVOS:

  • Alcanzar la neutralidad en emisiones de carbono antes de 2020.
  • Reducir el consumo de energía en un 50% en el mismo periodo.
  • Que toda nuestra energía provenga de fuentes 100% renovables.
  • Generación del 60% de la energía en el propio centro antes de 2025
  • Seguir una política de cero residuos.
  • Reducir al máximo el consumo de agua mediante minimización del desperdicio y el reciclado de aguas grises.
  • Mejorar las condiciones ambientales de los edificios del centro mejorando su comportamiento bioclimático.

¿POR QUÉ?

El cambio climático está ocurriendo aquí. Ahora. No va a mejorar, la ciencia es clara al respecto, y Murcia no está en el mejor lugar para enfrentarse a esos cambios venideros. Somos la primera generación que está notando efectos del cambio climático y la última que puede hacer algo al respecto. Es nuestra responsabilidad hacer un esfuerzo verdadero y honesto para hacer lo correcto y apostar por el camino que debe seguir la sociedad.

Además, hacer de la sostenibilidad el eje vertebrador de las actividades y objetivos del centro es una opción que ofrecerá enorme beneficios como:

  • Educar en la responsabilidad y en valores universales.
  • Conectar los contenidos de las distintas asignaturas con problemas de la vida real
  • Ahorrar gastos.
  • Estrechar los lazos de la comunidad educativa con el objetivo común de “salvar el planeta”
  • Innovar en la metodología educativa y facilitar la introducción de tecnologías eficientes.

Pero sobre todo, el reto colectivo que suponen los objetivos del programa permitirá reforzar el sentimiento de comunidad, transformándonos en una comunidad educativa mejor interconectada, con lazos más estrechos, más resiliente y fuerte.

FASES:

FASE 1 (Octubre-Diciembre 2016):

  • Declaración y registro de la huella de carbono
  • Curso de formación a profesores del centro que se abrirá a la participación de alumnos y padres.

FASE 2 (Enero 2016-Abril 2017):

  • Programa de charlas, actividades complementarias…
  • Puesta en marcha de las auditorías 0-50/50. Semana ON-OFF

FASE 3 (Abril 2017-en adelante):

  • Implementación de medidas de ahorro e inversiones.
  • Seguimiento, comprobación de objetivos y retroalimentación.

 

Carta al Ilmo. Sr. Consejero de Desarrollo Económico, Turismo y Empleo.

Ilmo. Sr. Consejero de Desarrollo Económico, Turismo y Empleo.

 

En Instituto de Enseñanza Secundaria Miguel Hernández, de Alhama de Murcia venimos detectando la necesidad y la urgencia de disminuir el consumo energético y mejorar la eficiencia de nuestras instalaciones con el múltiple objetivo de disminuir el gasto corriente, reducir nuestra huella de carbono y educar en valores como el consumo responsable y la sostenibilidad.

Ya durante el curso 2008-2009 y con la colaboración e implicación de alumnos del centro se realizó una auditoría energética que puso de manifiesto las enormes oportunidades para mejorar hábitos y tecnologías de cara a reducir la factura eléctrica y la huella de carbono. Dicho trabajo fue premiado por la Agencia Regional de la Energía con un accésit en los Premios de Energía de la Región de Murcia, donde los alumnos del centro compitieron con empresas energéticas, estudios de ingeniería y arquitectura.

Desde entonces se han podido acometer ciertas actuaciones, entre las que destacan la incorporación de termostatos en el sistema de calefacción, la sustitución de lámparas LED y la supresión de luminarias en ciertos puntos.

Estas actuaciones han sido muy limitadas, por las restricciones presupuestarias y no se ha conseguido reducir el consumo energético en la medida de nuestras expectativas. Tampoco se ha podido introducir ningún tipo de energía renovable, en parte por las trabas legales y burocráticas existentes.

Siguiendo esta línea de acción, este año vamos a poner en marcha el Proyecto “Cero-50/50”, que resume tres ideas:

  • Cero CO2, cero residuos, cero desperdicio de agua.
  • 50% de beneficios para reinvertir en programas educativos.
  • 50% de beneficios para reinvertir en eficiencia y renovables.

Estamos determinados a ser el primer centro de educación secundaria en España que reduce a cero su huella de carbono y que integra la educación para la sostenibilidad como hilo conductor de su oferta formativa y programas educativos.

Ya hemos calculado y remitido la solicitud para registrar nuestra huella de carbono en el Registro de Huella de Carbono del Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. En noviembre, 26 profesores recibirán formación sobre cambio climático, energía y eficiencia en un curso específico para el centro.

Además proyectamos llevar a cabo una auditoría energética con datos precisos y actualizados que nos permitan seleccionar cuales son las opciones de inversión más ventajosas y que se acometerían de forma prioritaria. También queremos monitorizar el consumo para mejorar los criterios de toma de decisiones y a su vez explotar de forma didáctica la información obtenida.

Sin embargo, nuestros medios son muy limitados. No contamos con personal del equipo educativo con la formación ni la dotación horaria necesaria para muchas de estas tareas. Igualmente, las inversiones previsibles (sustitución de luminarias, mejora del sistema de calefacción/refrigeración, programación y control remoto de cuadros eléctricos…) son muy difíciles de acometer con los exiguos presupuestos que manejamos. Son sin embargo inversiones muy rentables a largo plazo, que mejoran la calidad de vida de la comunidad educativa, reducen gastos a la administración y generadores de empleo local cualificado.

Por otro lado, la propia LEY 10/2006, de 21 de diciembre, de Energías Renovables y Ahorro y Eficiencia Energética de la Región de Murcia, modificada por la ley 10/2015 dice expresamente en su Disposición Adicional tercera que:

 

 “Las administraciones públicas de la Región de Murcia deberán incorporar las instalaciones de aprovechamiento de energías renovables e implantar las últimas tecnologías en materia del uso racional de la energía en sus propios edificios e instalaciones”

 

Y en la disposición transitoria primera se indica que:

 

 “En el plazo de siete años, los edificios e instalaciones de uso público de la Región de Murcia existentes a la entrada en vigor de la presente Ley, deberán incorporar, en la medida de sus posibilidades arquitectónicas, instalaciones de aprovechamiento de energías renovables dirigidas a la optimización en el ahorro de su consumo energético convencional.

En idéntico plazo señalado en el apartado anterior, los edificios e instalaciones de uso público de la Región de Murcia existentes a la entrada en vigor de la presente Ley, deberán modernizar sus instalaciones para alcanzar la máxima eficiencia en el consumo de energía.”

 

Dado que somos un edificio de la administración pública y el plazo de cumplimiento de la anterior disposición finalizó en 2013 solicitamos a esta consejería el apoyo y soporte necesario para que podamos cumplir con la ley. A este respecto consideramos más que oportuno tener una entrevista personal con usted y su equipo técnico.

 

Atentamente,

Ángel Silvente Ortega. Profesor del IES Miguel Hernández

María Andreo Sevilla, Secretaria

Visto Bueno:

Adolfo Benito Benito. Director

Huella de carbono del IES Miguel Hernández en 2015

Esta es la contaminación que nos hemos propuesto eliminar.

Este es el aspecto que tendrían todas nuestras emisiones si las metiéramos en un cubo transparente que contuviera solo CO2.

picture1

Aquí se detalla el origen de esas emisiones:

Alcance 1:

Emisiones por combustión de gasoil (calefacción) y recargas de aire acondicionado.

Alcance 2:

Emisiones indirectas por consumo de electricidad.

 

huella-de-carbono-2015

 

Huella de carbono

La huella de carbono se conoce como «la totalidad de gases de efecto invernadero (GEI) emitidos por efecto directo o indirecto de un individuo, organización, evento o producto». Tal impacto ambiental es medido llevando a cabo un inventario de emisiones de GEI o un análisis de ciclo de vida según la tipología de huella, siguiendo normativas internacionales reconocidas, tales como ISO 14064, PAS 2050 o GHG Protocol entre otras. La huella de carbono se mide en masa de CO2 equivalente. Una vez conocido el tamaño y la huella, es posible implementar una estrategia de reducción y/o compensación de emisiones, a través de diferentes programas, públicos o privados.

Estándares utilizados en la medición de Huella de carbono

Los estándares internacionales se pueden agrupar dependiendo si la certificación corresponde a una organización o a un producto:

  • Huella de carbono de una organización. Se analizan las emisiones de GEI de una organización a lo largo de un año o periodo determinado, generando un inventario de las mismas. Los estándares más utilizados son: GHG Protocol e ISO 14064-1
  • Huella de carbono de productos o servicios. Se analizan todas las emisiones de GEI realizadas durante el Ciclo de Vida del producto o servicio analizado. Los estándares más utilizados son: PAS 2050:2011, ISO/TS 14067:2013, con el apoyo de ISO 14040 e ISO 14044 para la elaboración del Análisis de Ciclo de Vida.

Organismos acreditados para certificar Huella de Carbono (Latino América)

  • Enviro-Mark Solutions Limited, empresa perteneciente al gobierno de Nueva Zelanda posee las acreditaciones para certificar ISO 14064-1 y PAS2050. Ver www.enviro-mark.com
  • Carbon Trust, perteneciente al gobierno de Reinos Unidos posee la acreditación para certificar PAS2050. Ver www.carbontrust.com

Huella de carbono de organización

05050_bEl Inventario de Gases de Efecto Invernadero de una organización, también denominado Huella de Carbono de Organización, es un informe donde se indican las emisiones de GEI realizadas por la organización objeto de estudio durante un periodo determinado, generalmente un año natural. Este inventario se realiza siguiendo estándares internacionales, principalmente GHG Protocol[1] o la norma ISO 14064-1.[2] Estos dos estándares contabilizan las emisiones de forma similar, diferenciándose principalmente en detalles a la hora de detallar y desglosar el informe final de inventario. Para las organizaciones se diferencian tres tipos de emisiones:

  • Emisiones de Alcance 1 también denominadas Emisiones Directas. Son los gases de efecto invernadero emitidos de forma directa por la organización, por ejemplo por el uso de combustibles fósiles en maquinaria o vehículos propiedad de la organización, por pérdidas de gases refrigerantes, o por reacciones químicas durante los procesos productivos de la organización.
  • Emisiones de Alcance 2 o Emisiones Indirectas por Energía. Son los gases de efecto invernadero emitidos por el productor de la energía requerida por la organización. Dependen tanto de la cantidad de energía requerida por la organización como del Mix energético de la red que provee a la organización.
  • Emisiones de Alcance 3 también denominadas Otras Emisiones Indirectas. Son las atribuibles a los productos y servicios adquiridos por la organización, que a su vez habrán generado emisiones previamente para ser producidos. Son las más difíciles de contabilizar debido a la gran cantidad de productos y servicios utilizados por las organizaciones y a la dificultad en conocer los emisiones de estos productos o servicios si no son aportadas por el propio productor.

Dentro del Inventario de Emisiones de una organización también se deben contabilizar las Remocioneso absorciones de CO2. Para poder ser contabilizadas, estas absorciones deben ser debidas directamente a la actividad de la organización, y se contabilizan por separado, no “restan” emisiones. La compensación de emisiones no es una absorción de CO2, por tanto no se deben contabilizar dentro de un inventario, aunque la organización sí puede informar de sus compensaciones si las ha realizado.

Los Inventarios de Emisiones de GEI deben contener como mínimo las emisiones de Alcance 1 y Alcance 2, y pueden ser verificadas por una entidad de verificación acreditada.

Los Inventarios de Emisiones se referirán siempre a un “Año Base”, indicando el aumento o reducción de emisiones del año del informe comparado con el Año Base. Si la organización realiza un inventario por primera vez, ese será su año base.

Registro Público de Huella de Carbono (España)

En el año 2014 el Gobierno de España creó el Registro de huella de carbono, compensación y proyectos de absorción de CO2.[3] Este registro es gratuito y voluntario, y está gestionado por la Oficina Española de Cambio Climático. Orientado principalmente a las pequeñas y medianas empresas, permite la obtención de un Sello Oficial emitido por la OECC que indica si la empresa ha calculado, reducido y/o compensado su huella.[4] El primer año que la empresa se inscribe en el registro no puede obtener el sello de emisiones reducidas, pero sí debe presentar un plan de reducción de emisiones, que le permitirá obtener el sello de reducción en posteriores inscripciones en el registro.

En este registro se deben indicar al menos las emisiones de Alcance 1 y de Alcance 2.

Aquellas empresas que incluyan además el Alcance 3, y/o que sean una gran empresa deben además adjuntar un certificado de que sus emisiones han sido verificadas por una entidad certificadora acreditada.

Huella de carbono personal

La huella de carbono personal es una herramienta, que permite al individuo evaluar sus emisiones de gases de efecto invernadero. Nacida bajo el liderazgo de Jean-Marc Jancovici, ha sido puesta en línea en 2007 por ADEME y el Clima Futures Association. Permite que cualquier persona pueda calcular con precisión las emisiones de gases de efecto invernadero inducidas por sus acciones, y por lo tanto su participación en el calentamiento global en todos los ámbitos de su vida.

La calculadora personal de la huella de carbono tiene todo en cuenta, “desde las compras de calzado a las vacaciones esquiando, pasando por la calefacción y la carne que se consume.[5]

Descripción

Con, normalmente, su factura anual de gas, la electricidad, su kilometraje (aproximado) de avión y automóvil (el sitio web tiene una lista de distancias de ciudad a ciudad de todo el mundo), y con el consumo de alimentos, productos y servicios, el sitio permite conocer todos los detalles de sus propias emisiones de gases de efecto invernadero (incluyendo el metano expedido por la crianza de los animales que se consumen)

El sitio permite primero, si se desea, crear un alias para proteger la información, lo cual es útil si se desea corregir después algunas de las emisiones para, por ejemplo, comparar la eficacia de los esfuerzos que se planeen..

Cuestionario

El cuestionario está dividido en 4 partes, que para un ciudadano medio, cada uno corresponde a 1/4 de las emisiones de gases de efecto invernadero.

  • Alojamiento: Evitar el uso excesivo de la energía eléctrica
  • Transporte: Moderar el uso de transporte
  • Alimentación: Procurar comer más fruta y evitar en lo posible la carne
  • Consumo: con el consumo de aparatos eléctricos, utilizar la computadora cuando sea necesario